Feeds:
Entradas
Comentarios

CRISIS ¿QUÉ CRISIS?

CrisisLlegamos al final del año y es buen momento para algunas conclusiones de estos últimos tiempos:

Quien diga que la vida es fácil no conoce a fondo la naturaleza del ser humano. Gastamos gran parte de nuestra vida deshaciendo entuertos y, cuando un problema termina, tras un breve periodo de pausa, llega otro peor que nos sume nuevamente en un periodo de tensión.

Sin embargo. Lo que si depende de nosotros es la utilidad que le damos a los problemas. Cuando algo no funciona, todos nuestros sentidos se ponen a trabajar para dar con la solución. Ante toda situación de crisis:

  • Potenciamos nuestra capacidad de concentración.
  • Incrementamos nuestro rendimiento.
  • Nos mostramos más abiertos a colaborar con los demás.
  • Estimulamos nuestra actividad.
  • Nos olvidamos de nosotros mismos para concentrarnos en lo que nos ocupa.
  • Gestionamos mejor el tiempo disponible.
  • Esto explica por qué cuando la situación se pone realmente difícil llega la solución milagrosa.

El ser humano es depredador y necesita ir en pos de objetivos.

Cada crisis es una oportunidad de engrasar las herramientas personales y subir el listón de lo que somos capaces de hacer.

Anuncios

habitosÉxito se acompaña de hábito, pero ¿Qué es un hábito? El profesor Stephen R. Covey lo expresa del siguiente modo:

Un Hábito es un principio que se internaliza. Es el solapamiento y la integración de tres elementos: Conocimiento, Experticia/Pericia, y Actitud.

Valorar al cliente es un Principio. Si lo internalizo, si sé como hacerlo, si quiero hacerlo, si sé qué es lo que tengo que hacer … eso es un Hábito.

Efectividad es crear el clima donde cada quien hace lo que debe hacer, con alegría y dedicación, sin necesidad de supervisión externa, balanceando lo que deseamos obtener con la salud y el bienestar de lo que genera los recursos. Es balancear el corto plazo con el largo plazo, buscar consenso, cooperación y sinergia.

Vemos al mundo no como es, sino como somos

Lo que somos, nuestro carácter y nuestros valores, comunica mucho más que lo que decimos o hacemos. No es lo que nos pasa lo que afecta nuestra manera de conducirnos, es nuestra interpretación de lo que nos sucede lo que la condiciona.

Paradigma es la forma como vemos al mundo, de cómo lo interpretamos, de cómo entendemos nuestro rol. Nuestras actitudes y nuestra conducta son el resultante de nuestros paradigmas. Si aprendemos a tener un mejor paradigma, un mejor nivel de pensamiento, estaremos en la ruta a un mejoramiento significativo.

ElPueyoEn mis primeros años de experiencia profesional en una multinacional francesa, esperaba con ilusión la aparición cada año del nuevo organigrama. Luego aprendí que el día mismo de la publicación del organigrama, éste ya era obsoleto, qué poco duraba la ilusión!!!

Después de unos años de experiencia y reflexión sobre la utilidad de los organigramas, comparto estas justificaciones para trabajar y comunicar un buen organigrama, sigue valiendo la pena tener ilusión.

Sentido y propósito. Entender para qué sirve nuestro trabajo. La mayoría de empleados sabe qué hacer, pero pocos, sabe cuál es su propósito.

Pertenencia. Sentirse parte de un equipo. Somos sociales, necesitamos no sentirnos excluidos, y que formamos parte de un equipo dentro de la empresa.

Confianza.  Puedo conseguirlo. Cuando estamos amenazados, todas las energías son para protegernos, no para dar lo mejor de nosotros mismos.

Tenemos claro que el objetivo de la sociedad mercantil es remunerar al accionista, es decir que nuestros negocios sean rentables y generen tesorería.

Pero ¿cóKostolanymo podemos llamar de manera coloquial, al hecho que nuestra cuenta en el banco aumente y nuestra inversión se convierta en DINERO?

En el  libro de André Kostolany Estrategia bursátil, el autor menciona cómo se dice dinero en varios idiomas y culturas: 

Versión 1: Merecerlo

Sólo el idioma alemán llama al ganar dinero : verdienen, que podría traducirse como merecerlo, conseguirlo con el propio esfuerzo.

Versión 2: Ganarlo

Los franceses (y los españoles) lo ganan.

Versión 3: Cosecharlo

Los ingleses lo cosechan? (earn)

Versión 4: Hacerlo

Los norteamericanos lo hacen (make money)

Versión 5

Los húngaros lo buscan.

¿Qué versión preferimos?

El ganar dinero mereciéndolo (verdienen) puede incluso convertirse en un placer cuando se recibe a cambio de una actividad que se realiza con agrado y divierte. ¿Qué opináis?

7habitosEl amigo invisible de estas Navidades del 2014 me ha traído el libro de Stephen R. Covey, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.  En sus capítulos preliminares se refiere  a Esopo que contaba que un pobre  granjero descubrió un día que su gallina había puesto un reluciente huevo de oro. Primero pensó que debía tratarse de algún tipo de fraude. Pero cuando iba a deshacerse del huevo, lo pensó por segunda vez, y se lo llevó para comprobar su valor.

¡El huevo era de oro puro! El granjero no podía creer en su buena suerte. Más incrédulo aún se sintió al repetirse la experiencia. Día tras día, se despertaba y corría hacia su gallina para encontrar otro huevo de oro. Llegó a ser fabulosamente rico; todo parecía demasiado bonito para que fuera cierto.

Pero, junto con su creciente riqueza  llegaron la impaciencia y la codicia. Incapaz de  esperar día tras día los huevos de oro, el granjero decidió matar a la gallina para obtenerlos todos de una vez. Pero al abrir el ave, la encontró vacía. Allí no había huevos de oro, y ya no habría modo de conseguir ninguno más. El granjero había matado a la gallina que los producía.

El autor sugiere que en esta fábula hay una ley natural, un principio: La definición básica de la efectividad.

He tenido una reacción inmediata de estar de  acuerdo con el autor, agradecer al amigo invisible este regalo y de compartirlo con vosotros. Esta fábula me lleva a recordar infinidad de veces que en busca de la máxima efectividad hemos matado a la gallina de los huevos de  oro. Infinidad de ejemplos vienen a mi mente, os invito a compartirlos en el blog.

PHVA

 

 

 

Podemos distinguir dos maneras coloquiales de gestionar las empresas, una basada en la experiencia, que nos proporciona una intuición, y con ella dirigimos el negocio. Y una segunda manera, la que usamos los profesionales, que está basada en la información, y en base a su tratamiento, somos capaces de tomar decisiones.

Todavía, nos encontramos con empresarios que piensan que no necesitan de un sistema de información para “capitanear” su empresa, tienen todos los indicadores del negocio en su cabeza, y por lo tanto la clave tan solo radica en la acción.

PHVA es un concepto de trabajo que compagina perfectamente la acción con medir resultados, es difícil dirigir una empresa sin información, y esta información debe ser sistemática, medir cada cierre mensual los mismos parámetros, y comparable, básicamente el horizonte, mes en curso, acumulado y referido a año presente, año anterior y presupuesto.

PHVA aporta logros, es una aproximación sucesiva a la mejora continua, donde cada mes debemos ser capaces de ver en nuestra cuenta de explotación más valor. Doce aproximaciones sucesivas en un año, ¿Cuánto beneficio debemos ser capaces de aflorar? Y si no planificamos, no medimos, ¿alguien se atreve a garantizar éxito a nuestro negocio, sin medir? Solo aquellos a los que la suerte les acompañe y se alíe con su intuición, un poco peligroso, en mi opinión.

 

CONSEJOADMIN2En el diario Expansión leía un artículo de opinión que recoge estudios de investigación de profesores del IESE sobre el perfil de los Consejeros de Empresa.

Gobierno y Dirección de empresas son conceptos distintos y ambas necesarios para un adecuado nivel de excelencia que permita consolidar negocio.

El Consejo de Administración tiene el mandato de la Junta de Accionistas y gobierna la empresa, con gestión a medio, largo plazo. La Dirección gestiona el día a día.

Un Consejero debe se algo mas que un empresario, accionista y gestor de empresa.

El estudio que presenta el artículo describe las diez competencias del Consejero de Empresa:

1. Autogobierno: Competencias personales para una correcta toma de decisiones: Integridad, autocontrol, proactividad e inteligencia emocional.

2. Visión de negocio: Capacidad para reconocer los peligros y aprovechar las oportunidades que repercuten en la competitividad y la efectividad del negocio.

3. Comunicación: Transmitir ideas, conocimientos, puntos de vista y valoraciones.

4. Gestión de recursos: Ponderar y priorizar las necesidades organizativas y el uso de recursos de modo eficaz.

5. Gestión de la información: Saber que información es la necesaria, cuándo y a quién se debe pedir.

6. Iniciativa: Capacidad de generar nuevas ideas, espíritu proactivo y creativo.

7.Negociación: Ser capaz de alcanzar acuerdos satisfactorios intentando llegar a  un consenso.

8. Delegación: Seguir las tareas a distancia. No entrar en la gestión, campo de la Dirección.

9. Gestión de conflictos: Saber diagnosticar el tipo de conflicto y poner racionalidad para frenar las emociones.

10.Networking. Capacidad de desarrollar, mantener y utilizar una amplia red de relaciones con personas clave dentro y fuera del Consejo.